jueves, 20 de febrero de 2014

The life

Es curioso que me sienta bien. Bueno, no me siento bien, pero siento que necesito vivir. Y eso ya es algo.
No quiero caer más, no quiero fallar a la gente que me quiere, pero no hay remedio. Ha llegado un punto de mi vida, en el que necesito parar, y respirar. Necesito alejarme del agobio y el sufrimiento porque no puedo más. Estoy psíquicamente cansada. Duermo, sí, pero ayudada por pastillas, y eso no es un descanso placentero, es extraño. No puedo apenas estudiar, y empiezo con globales y me agobio.
Me tiro las tardes sentada llorando o con crisis de ansiedad. Me va a dar algo y no puedo seguir así. No puedo depender de las pastillas eternamente para estar tranquila y relajada. Porque yo me siento agitada por dentro, sé que aunque me controlen, llegará un momento en que dejen de hacerlo.
Necesito alejarme un momento de todo lo que me rodea, y tomar aire. Necesito pensar con claridad, porque estoy agobiada, porque nada de esto me deja respirar.
Necesito analizar la situación. No quiero ir, pero necesito ir. Necesito afrontar esto y luchar por la gente que quiero.
Debo ser fuerte. Debo hacerlo. Si tengo que alejarme de alguien, lo haré. Si tengo que acercarme, lo haré. Y si tengo que dejarlo ir, también lo haré. Porque creo que ha llegado la hora de afrontar las cosas y plantarles cara. Quiero tener una vida, y para ello necesito salir de esto. Necesito dejar de llorar, de tener ansiedad, de estar agobiada y sufriendo. Tengo 16 años, debería estar gritando de alegría y no de rabia. Debería estar disfrutando en vez de dañándome. Esto no funciona así. La vida no puede ser así de dura.
No puede ser así para mí, porque si no no me quedará nada.

2 comentarios:

  1. OLEEE!!!!!! Así me gustaaa!!!! POSITIVAAAA!!!!
    Me alegro de que no estés tan mal, tía!!!!! ^^
    Sigue así!!!

    Un beso! ;)
    http://myworldlai.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar